Pequeñas Grandes Emociones

smile

Debemos sonreir más. La vida se nos pasa muy rápido, entre responsabilidades, planes, sueños, compromisos, caminos, desvíos y complicaciones. Y entre tanto y cuanto volvemos a añorar las cosas pequeñas.

Deseo que la vida nos siga sorprendiendo, de la manera en que los enamorados pariguayos lo hacían cuando te mandaban a la “cárcel” en un Field Day del Colegio Santo Domingo.

Que volvamos a bailar como si nadie estuviera mirando; de la misma manera en que se nos metía el alebrecamiento cuando sonaba I Just Can’t Get Enough en Neón.

Que nos llenemos de Tolerancia, de esa que nos hacía sentir alternativos, que todo era posible y que teníamos que aceptarnos como somos, al momento de escuchar The Beauty of Gray en Nuevo Mundo.

Que iniciemos nuestras semanas con la misma alegría nos movía a bailar en las sillas al sonar De Los Piés a la Cabeza en los lunes de Café Atlántico. (Sí… Maná)

Y que la cerremos cantando malas palabras y dándonos codazos para bailar en los muritos al son de Mony, Mony en Euroclub,

Que el dinero nos rinda tanto como cuando los Tom Collins estaban a 10.00 en Don Pincho, pero sin indignarnos porque los subieron a 15.00.

Sé que imposible reproducir un momento, pero sí es posible replicar sensaciones y emociones y eso es lo que deseo; porque todos de diferentes maneras, y sea cual sea tu canción, merecemos sentir y repetir la felicidad, la que viene de a poco, la que es de verdad.

Así que al volver a pensar que la felicidad llegará de la mano de grandes planes de vida, de la próxima nueva gran aventura, de ese momento definitivo que cambia la existencia, y en algún lugar de esa espera, de esa planeación estratégica, de ese “definitivismo” esperado, se nos vaya pasando la vida…. Deseo que algo nos traiga al momento, a la realidad, a la emoción del presente…. algo tan bueno como que  al llegar a casa, descubras que están friendo salami. 