Hasta que nos volvamos a ver

hqdefault

En el fin de semana falleció mi abuelita, la mamá de Papi. Vió crecer sus hijos, y la vida le dio la tristeza de enterrar dos de ellos, estuvo para sus nietos, y conoció a sus bisnietos.  Me gustaría que hubiera sido una presencia más fuerte en mi vida, pero las circunstancias y el tiempo nos fueron adversos. Tuvo una vida larga, 101 años; y como decía mi prima ayer, no queda más que agradecer porque no se puede pedir más.

Aunque era un evento que en cierta medida la familia esperaba, por su edad y su salud, no deja de ser una dolorosa experiencia sobre todo para sus hijos. Ver a mis tíos despedir a su mamá con ese dolor que sólo el que pierde un padre puede experimentar, me trajo muchas cosas que hacía mucho no recordaba.

Me vi a mí en su lugar, hace 20 años; y no es un lugar bonito o placentero para estar. Viéndolo desde ahora, nunca había visto un funeral con tanta gente, parecía mitin político. Y entre tanta confusión de ver y gente y estar de un lado a otro, fue reconfortante escuchar a todo el mundo, sobre todo muchísima gente que yo no conocía, acercarse y expresar lo cool y buena onda que él era.  Nada nuevo para mí, eso ya yo lo sabía.  Me descubrí cuestionándome si todavía podría recordar su voz, y sí la recuerdo perfectamente; y su risa que era como la de Pulgoso el perro de los Autos Locos, y que daba más risa escucharla que el chiste en sí.

Hace 20 años que fui por primera y última vez a la tumba de papi, no volví porque sentía que él no estaba ahí, que él era y es más que eso y que aunque es importante para muchos tener dónde recordar a sus muertos, yo sentía diferente, porque yo lo recordaba siempre.

De seguir vivo, Papi habría cumplido en este mes de febrero 72 años; sólo vivió la mitad de años que su mamá. Aunque por ley de vida uno entiende que los papás se irán antes, nadie nunca está preparado para eso, la verdad es que todo eso es incierto,  este tiempo es prestado, nos vayamos a los 101 años, a los 52 o antes del primero.

A uno cuando está creciendo le inculcan que la única responsabilidad del ser humano es ser feliz. Y es cierto.  Sin embargo yo me iría más allá, yo creo que es importante que al dejar este plano en el tiempo que sea, la gente pueda recordarnos con cariño, con agradecimiento, con recuerdos de buenas acciones y de haber podido también hacer felices a otros, que haya historias de haber tocado otras vidas de manera positiva.  La vida puede ser muy corta o muy larga para herir a los demás, be Kind to one another como dice Ellen. Aunque creas que no haya nadie mirando, no subestimemos el poder que tiene una buena acción para con otros por más insignificante que sea, y que el cariño se demuestre siempre porque después no tendrá sentido.  Como le dijo el pana de Gladiator a Russell Crowe: “What you do in life echoes in Eternity”.

Hasta que nos volvamos a ver abuela, saludos a Papi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s