Twitter: Qué tan personal es mi cuenta personal?

Cómo así?

Yo, como la mayoría de las personas que tenemos un trabajo, empleo, empresa, proyecto, etc., intento mantener un perfil sobrio dentro de ese ambiente.  Antes de que los puristas me caigan encima debo aclarar que no me refiero a que asumo una personalidad totalmente diferente en el trabajo a la que manejo en las otras áreas de mi vida, simplemente entiendo que hay lugar y momento para cada cosa.  Yo me rio mucho, hago muchos cuentos, pero no me aparezco con un vaso en la mano aquí… para poner un ejemplo.  De esta misma forma no dejo que el trabajo afecta las otras áreas de mi vida o me reste tiempo para mi familia, mis amigos, y por qué no? Mi vida social.  No lo considero justo y no pretendo que esto cambie.

Yo, como muchísima gente tengo una cuenta de twitter, una cuenta personal que incluso es mi nombre @dtezanos, sin embargo me cuestiono… Qué tan personal es mi cuenta personal?

A veces he escrito un tweet y no se hace esperar un Mensaje Directo (DM) de alguien advirtiéndome que no escriba tal o cual cosa, porque si en el trabajo lo ven, puede ser un problema, etc. 

Otras veces me he quedado con deseos de escribir algo, y me he “aguantado” porque quizás crearía alguna situación, ya sea declarar una preferencia, o por el contrario enviar una crítica constructiva.  Y eso no me gusta.

Me he quedado muchas veces frente a la pantalla pensando si las fotos que yo pueda postear en un bonche, con mi familia, en tal o cual lugar, prendía como un bombillo, en medio de un concierto, tirada en una playa, bailando dembow con los tígueres, dándome un shot de tequila o hasta mirando pa’ arriba… me puedan causar algún problema de índole laboral.  Al final termino haciendo lo que me da la gana porque como dicen por ahí “mi cuenta es mía y yo twitteo lo que quiera”.  Pero en algunas contadas oportunidades  “lo que me da la gana”, resulta ser lo que a otros les da la gana.

En fin que no sé que piensan ustedes.  No sé si se han visto en esa situación.  Pero me resulta sumamente incómodo recibir mensajitos “aconsejándome” que haga o no haga, que diga o no diga tal o cual cosa, porque no es “conveniente”. 

Nada… es sólo un ligerito desahogo.

Anuncios