Qué tanto estamos compartiendo? (Reflexión sobre lo que compartimos de nuestros empleadores)

Qué tan seguro es subir todo online?

 

(Cada vez que voy a escribir sobre redes sociales me siento en la obligación de aclarar que no soy una experta en ellas, que soy una simple usuaria.  Este artículo fue escrito a raíz de cosas que veo a diario e inspirado por la lógica y el sentido común)

Yo lo confieso… twitteo mucho, en realidad es más el tiempo que paso leyendo mi TL que el tiempo que paso en Facebook.  A FB entro y subo una foto o cambio mi status, pero en twitter encuentro que las respuestas me llegan más rápido, que la información está más a la mano, y me entero de qué hacen mis amigos (y los que no) de una forma más directa, adicional a esto me encuentro el intercambio entre usuarios más “personal”.

Sé que hace poco que escribi Las 6 Cosas que Aprendí en Twitter, pero este artículo aunque trata sobre las redes sociales, lo abarca desde otro ángulo, por lo que me permití escribirlo.

En este afan de compartir que le da a uno desde que entra a ser parte de las llamadas redes sociales, las que sean, a veces no sabemos o no medimos lo que compartimos, ya sean imágenes o informaciones.  Entónces surge la pregunta:  Dónde está el límite cuando se trate de asuntos “laborales”?

Si usted tiene la dicha de trabajar para usted mismo, probablemente no le interese lo que pueda contener este post, aunque bien pudiera servirle de referencia; yo hablo específicamente de aquellos asalariados como quien escribe, que estamos sujetos a mantener una cierta conducta y discreción en lo que se relaciona al aspecto de nuestra vida laboral, por respeto y confidencialidad hacia la empresa para la que trabajamos.

Me explico… lo que usted haga en sus horas libres, si se fue para la playa y quiere subir una foto en bikini minúsculo, o una foto suya dando “aco” de un jumo que se dio un 31 de diciembre, con el delineador corrido y desgreñada como pollo gringo, pues está en su derecho, es su vida personal, y no le debe nada a nadie… si no le interesa salvaguardar su “disnidá”, eso es problema suyo, sin embargo hay personas que en siendo cosas que pasen en la empresa para la que laboran, no se hace esperar una foto o un comentario sobre eso.

Y es cierto que las redes sociales se hicieron para compartir, pero para ilustrar un poco mi punto de forma que lo hagamos quizás un poco más digerible, puedo citar algunos ejemplos:

1.  Su empresa lanzará un nuevo producto/promoción/servicio a la calle:  Usted se encuentra feliz porque lo han invitado al lanzamiento del mismo, da dos brinquitos cuando le avisan o le envian la invitación (sí, por lo general esto pasa cuando usted no está acostumbrado a que lo inviten a nada, que tiene que ponerse a “colgar” fotos para que la gente crea que usted es importante y no sólo un simple rabo ‘e vaca, una persona “jarta” de asistir a estos eventos mira para arriba y va por obligación).  El caso es que lo han invitado, y no ha hecho usted llegar bien al lugar cuando ya se ha tirado dos fotos con una compañera suya en poses “setsi”, en la entrada del evento con el banner detrás y la ha subido en cuanta red social usted participa con la leyenda “@ tal sitio” o “@ en tal evento”.  Usted no sabe si su empresa todavía no ha dado la luz verde para que esa información salga, de hecho usted tampoco sabe si esa es la forma en la que su empresa quiere manejar la información que le llega al público.  Usted no es Relaciones Públicas, deje ese trabajo a la gente que está ahí para eso.  Es peor aún cuando todavía no ha llegado el día del lanzamiento y ya usted esta posteando información de la actividad que viene o del producto nuevo que saldrá al mercado… eso es imperdonable.

2.  Usted está recibiendo una capacitación/seminario o esta llevando a cabo alguna acción de beneficio comunitario de parte de su empresa.  Y volvemos a lo mismo, usted se la pasa tirando fotos y subiéndolas.  En el caso de las acciones con fines de beneficio comunitario, pues ahí lo más probable no pase nada, porque son actividades de carácter voluntario, y cualquier información que salga a la calle antes de ser difundida por la empresa posiblemente le brinde un resultado positivo.  Pero a nadie le interesa o importa en qué su empresa está capacitando a sus recursos humanos, muy probablemente a sus jefes o superiores.

3.  En su oficina se armó un “juye-juye”, hubo un problema, algo se prendió en candela, hubo un accidente laboral, o cualquier otro inconveniente… aquí se aplica el mismo principio:  Usted no sabe cómo la empresa desea o quiere manejar la información que le llegará al público.  De hecho usted no sabe si quiere que esta información sea pública o no.  Volvemos a lo mismo, cuál es su necesidad de dejar de cobrar los 15 y 30?

4.  Por último, cómo a usted se le ocurre subir información de los procesos o fotos de documentos, plantas, instalaciones o parte del proceso de producción de su empresa?!?  O sea, esto se cae de la mata, cualquier persona con dos dedos de frente sabe que más que indiscreción esto es estúpidez pura y simple.  A menos que usted maneje la cuenta corporativa de la empresa, y le esté permitido compartir este tipo de información, maneje sus cosas personales de manera “personal”, y la empresa déjela a un lado.

Punto Adicional:  Decidí agregar este último párrafo porque aunque no tenga nada que ver con los 4 anteriores lo considero sumamente importante:  Sabemos que usted esta orgulloso de su hijo/hija/sobrino/nieto, etc., pero por más lindo que su carajito se vea mientras lo están bañando… ESAS NO SON FOTOS QUE SE SUBEN a ninguna página o red social.  Eso es pornografía infantil y si usted viviera fuera estuviera preso hace rato.  Proteja a sus bebos, que uno nunca sabe, o como dice un amigo “Nuuuuuunca crea” (yo me entiendo)

Al final cada cual es dueño de sus cuentas y publica lo que quiera, pero llévese de mí… por menos de ahí “botan” gente.

Anuncios

5 comentarios en “Qué tanto estamos compartiendo? (Reflexión sobre lo que compartimos de nuestros empleadores)

  1. Por eso haga como yo, no use las redes sociales para nada laboral, no twiteo de cosas laborales y punto.

    Como mucho me limito a tratar de canalizar cualquier ayuda que pueda brindar a alguien que utilice los servicios que brindamos.

    Evítese problemas y sobre todo en esa área de relaciones publicas, las empresas invierten mucho dinero y mucho tiempo en estas estrategias para que usted la “cague” con tan solo un tweet.

  2. Tú dizque no eres “experta” en redes sociales pero tienes lo que a millones de usuarios les falta: Sentido común. Tus consejos son todos tan simples y tan básicos que cualquiera pensaría que no hace falta hablar de ellos… y sin embargo, son TAN necesarios, porque cada vez más hay personas que caen en esas y en otras barbaridades simplemente por no detenerse a pensar en lo adecuado de decir tal o cual cosa.

    En mi caso, te puedo asegurar que fácilmente yo tendría 30mil tuits si tuiteara todo lo que me pasa por entre las orejas. Y no puedo contar las veces que ya con el botón de “Send” a punto de ser presionado, lo borro todo y me rasco una de las pelotas para dejar esa vaina así. Yo dejo de tuitear decenas de pensamientos porque al final pienso muy bien si vale la pena… Y aún así, mana, se me van macos, cosas que no debí escribir (como el caso aquél del ingenierito), y cojollo… tragarse sus palabras es algo que sabe muy amargo.

    Gracias por este post, y por tus consejos. NUNCA sobran, son atinados y pertinentes, y realmente el mundo sería un mejor lugar si la gente tuviera esos famosos dos dedos de frente.

  3. Muy bueno! el punto uno lo veo mucho es muy comun. Y como dice Dario, es cuestio de SENTIDO COMUN, pero querida amiga, resulta que eso no lo venden y al parecer tampoco se enseña, a veces pienso que es algo con lo que nacemos y no todos tienen la suerte de eso. Deja darle RT a tu post en twitter para contribuir. jejejeje

  4. montsegmc dijo:

    Estoy 100% de acuerdo! Lo laboral se debe dejar a un lado! Uno mismo se clava el cuchillo a veces!
    En mi área de trabajo, educación, vivo diciendo q las educadoras NO debemos publicar fotos de nuestros estudiantes en ninguna red social y mucho menos sin autorización! Usted no sabe si esa flia quiere q sepa en q cole esta su hij@, si esta en riesgo de ser secuestrado, etc. Evítese problemas! Como dices, manténgalo personal!!! Cuide su sueldo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s