Socio, ya tú sabe’, ‘tamo aquí…. (El problema de los “Parqueadores”)

Los "Parqueadores"

Y digo problema para no decir crisis, plaga, epidemia u otras palabras más explícitas, porque no me gusta decir malas palabras.

El episodio más reciente con uno de estos individuos fue en el pasado concierto de Luis Miguel, y procedo a contarles esta aterradora experiencia que viví con Carolina. Andamos en el vehículo de Carolina y en la Avenida Tiradentes como dos esquinas antes de llegar al Estadio Quisqueya (lugar donde sería el concierto) vemos un movimiento inusual de estos “parqueadores” indicándole a la gente dónde parquearse en la calle porque adentro ya “estaba lleno”. Yo, asidua visitante al estadio en temporada de Baseball, le digo a Carol que siga que adentro hay muchísimos parqueos.

Uno de esos tipos se nos acerca y comienza a hacer señas de que bajemos el cristal, pero nosotras dos mujeres solas, no lo hicimos. El tipo se desespera y nos grita que si nosotros vamos al VIP, a lo que despues de un rato le respondimos que sí, ya que por su insistencia entendíamos que quizás había un área de parqueo para los VIPs y que él nos indicaría dónde. Sin embargo no era así, de forma de Carol y yo entramos al parqueo del Estadio con el tipo caminando al lado de nosotras supuestamente “indicándonos” por donde teníamos que ir para parquearnos, pero nosotras en ningún momento llegamos a un acuerdo con él para que nos parqueara, o nos indicara nada.

Como era de esperarse adentro estaba casi vacío, por lo que Carolina se dedicó a buscar un parqueo cercano a la entrada, cuando de repente el tipo comienza a golpear el vehículo y a preguntar que para dónde ella va, que el área de parqueo de él no está por ahí. A este momento se aparece otro tipo aparentemente “dueño” del área donde nosotras estábamos y comienza a pelearse con el tipo que nos abordó al principio, y entre darle al Jeep, y entrarse a empujones entre ellos, Carol baja un poco el cristal (mínimamente) y les dice muy calmada (porque yo les hubiera dado una rellenada) que ella se va a parquear donde ella considere no donde ellos quieran. Entónces el tipo nos dice que si ella piensa dejar su carro en cualquier sitio para que se lo maltraten o le rompan un cristal y le roben sus pertenencias. Esto a mí me sonó a amenaza, imagínense, dos mujeres solas de noche; y estos tipos peleando casi encima del vehículo. A todo esto Caro muy calmada les dice: “Ah no se preocupe que cualquier cosa que le pase a mi vehículo yo se lo reclamo al seguro”.

Después de este espectáculo Carol arranca acelerando para quitarnos a los tipos de encima y llegamos a un lugar donde nos parqueamos. Pero por supuesto que de la nada aparece un nuevo “parqueador” a decirnos que hay que pagarle antes de entrar al concierto. “Amigo que hay que pagarle qué? Yo estoy dentro de un parqueo privado en un lugar donde se va a celebrar un concierto, yo no tengo que pagarle nada”. Vuelven las amenazas, de que si le pasa algo al carro, que si se lo “abren”, que después no se queje porque él se lo advirtió. Nosotras caminando y el tipo al lado diciendo que hay que pagarle obligado porque estamos en su “zona”.

En este momento ya yo lo que estoy es “jarta” y loca por decirle par de vainas al tipo, porque a estas alturas ya nos sentimos acosadas, el tipo pegándose de uno en tono amenazador, hasta que al final desiste y se va, entendemos que quizás porque vió un par de Amets.

Llegamos donde estaban los Amets y uno de ellos nos dice que a veces es mejor darle su dinero a esos tipos porque ellos se ponen agresivos y sabe Dios que cosa le hagan al carro o cuando uno salga. En este momento ya yo estoy metida en miedo… porque cuando uno salga de ahí tarde en la noche, esos “tígueres” que saben que uno anda sola puede que estén esperando ahí y le hagan algo a uno… que ironía ir a un concierto a divertirse y tener miedo!

Uno de los Amets nos pregunta que donde dejamos el carro que si fue lejos, que mejor lo vayamos a buscar y lo dejemos al lado de ellos. Junto a ellos estaba un muchacho (otro parqueador, claro), que muy amablemente nos dijo que él se ofrecía a compañarnos a buscar el carro para que no fuéramos solas. Nos acompañó, sin embargo no se montó en el vehículo con nosotras, lo que me pareció hasta cierto punto respetuoso. Nada amigos, que tuvimos que parquearnos al lado de los Amets, a los que hubo de dejarle “algo para la cena” (Carol se canteó con 200.00) según nuestro último amable “parqueador”, pero por lo menos le queda a uno la tranquilidad. Y de hecho cuando salimos el muchacho estaba instalado al lado del Jeep y nos ayudó a salir. Porque la mayoría de estos parqueadores cobran a la entrada y cuando sales no los ves por parte.

Entónces a ver si entiendo cómo es que este sistema funciona:

· Hay que pagar para dejar el vehículo en la calle, un espacio público, no porque así lo indique el ayuntamiento sino porque un “tipo” dice que esa es su zona y que para parquearse ahí hay que pagarle “obligao”

· Vale más que uno le pague a esta gente por temor a que vayan a hacerle algo al carro, o peor aún a uno si es mujer y anda sola

· Pero no sólo es en la calle, sino que dentro del parqueo que pertenece al Estadio Quisqueya, ya los “parqueadores” se dividieron sus “zonas” y a ellos también hay que pagarles.

· Tiene uno que aguantar el acoso de estos tipos cayendole a atrás en la calle exigiendo el pago por el “parqueo”…. pero carajo es en la “mardita” calle pública!!!! Qué servicio de parqueo ni servicio de vigilancia?!?!? Ellos te van a reponer un retrovisor que te roben?!? Noooooo….

· Todos los sitios de este país deberían tener parqueo o mínimo Valet Parking para tumbarles el negocio a esa gente.

Y yo me pregunto… si nadie les diera nada? Si hicieramos ese ejercicio de no darle ni un chele? Creen ustedes que desaparecerían? Que al momento de que se les “caiga” el negocio se desvanezcan? La verdad no lo sé, pero si la cosa sigue así de dura me ubicaré en las afueras de algún centro de diversión nocturna y cobraré de a RD$100.00 por vehículo, con 15 mínimo me voy con US$1,500.00 diarios para mi casa sin dar un golpe ni de Karate, al mes son unos RD$ 45,000.00, lo que no está nada mal… pensándolo bien, así cualquiera marca su “zona”.

Anuncios

4 comentarios en “Socio, ya tú sabe’, ‘tamo aquí…. (El problema de los “Parqueadores”)

  1. Lo resumiré diciéndote que tengo ya siete años que no voy a un concierto de ese tipo en vehículo propio. Prefiero pagar dos taxis y evitarme el estrés de que me jodan el carro (cuando menos), y al final, los azarosos esos no te piden menos de 100 pesos (y cuidao). Así que dos taxis a 150-170 pesos son un máximo de 340 pesos y cero estrés (quizás una esperaíta, pero eso no mata a nadie). Ir en mi carro me sale en 100 pesos de parqueo, la gasolina que se gasta en el tapón de entrar y de salir, y dos meses menos de vida por la tensión de pensar lo que le puede pasar.

    Simplemente, la matemática no me rinde yendo en vehículo propio.

  2. Eso que te pasó a ti nos pasó a nosotros para el concierto de Marc y Chayanne, hubo uno que llegó con un bate a darle a otro porque fue y le quitó un “cliente”, yo quisiera saber que tipo de servicios es que dan, no entiendo!… pero peor que en el Estadio Quisqueya es cuando vas a la Zona Colonial amiga, ahí si es que son grandes ellos, porque esa es la calle pública y ellos tienen la “cachaza” de decirte que esa es “SU CALLE” y te entregan hasta un papelito que dice PARQUEO RD$100.00, un día con algunos tragos arriba le pregunté a uno que cuanto le costó y que donde decia su nombre, el pana se puso rabioso y quiso amenazarme, yo me puse de guapa y le dije, si salgo y mi carro tiene un solo rayoncito yo se donde buscarte y jura que a ti no te rayan, te parten! jajajajaja… la vaina es que mi hermana me hizo quitar el carro de ahí por haberle dicho eso, pero el medio se asusto, creo que se quedó pensando “y esta loca de donde la sacaron”… :S Ahora, me uno a cualquier grupo de lucha contra estos individuos, parasitos de la sociedad, ya que no hacen ms nada que ganárselo fácil a costa de amenazas, como que es obligado mantenerlos!!

  3. Los parqueadores ¡Ay chichí! Yo dejé de ir a la Plaza del Pizza Hut de la Núñez por eso mismo, o sea, no se supone que los parqueos son propiedad de la Plaza? Por qué tienen que permitir un (&^%>>?? parqueador fuñendo la paciencia? Me quejé con Pizza Hut y como quiera, es que a nadie le importa. Donde quiera que me muevo es: dame 40, dame 50, dame algo ¡coño! A mi quién me da algo? A mi quién me ayuda? Es harta que estoy ya, no aguanto más.

    Hace unos meses yo salía del Apto de una amiga, y me estacioné lejos de la entrada porque no hay parqueo para visitas. De allá de casa del diablo viene un tíguere vociferante “mi amor”(erro #584 conmigo, seré yo amor de ese boca e’burro) “dame lo mío que te lo cuidé” ¡ahá! -le digo yo- ¿dígame cuál es mi vehículo? Y se queda como dudoso, luego me señala de jablador uno que estaba cerca dizque “Oh ete”. No señor! Le dije inmediatamente, usted no me estaba cuidando el mío y no le di un peso. Se me quiso alarmar, y me preguntó que y ese tigueraje tan grande que yo tenía. ¡El mismo suyo pero a la inversa! Aquí todo el mundo quiere vivir del cuento ¡Ya basta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s