A 50 años del Ajusticiamiento de Trujillo, estamos perdiendo perspectiva?

Monumento 30 De Mayo

Hoy celebramos 50 años de eso que aparece en los anales de nuestra historia como el “Ajusticiamiento del Tirano”.  Sí, lea bien: Tirano.  El día en el que se puso fin a una de las dictaduras más sangrientas y largas de Latinoamerica.  Donde muchos dominicanos perdieron a sus familiares, amigos, hijos; donde la libertard de expresión fue socavada, donde cualquier derecho del ciudadano dejó de ser respetado: La Dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina

 Si nos vamos al significado de estas dos palabras, encontramos que:

 Tiranía:  uso abusivo y cruel del poder político que se ha usurpado.

 Dictadura: forma de gobierno en la que el poder se concentra en torno a la figura de un solo individuo, caracterizada por una ausencia de división de poderes, ejercicio arbitrario del mando en beneficio de la minoría que le apoya, inexistencia de consentimiento por parte de los gobernados y la imposibilidad de que a través de un procedimiento institucionalizado la oposición llegue al poder.

Yo no voy a hacer historia, no voy a contar episodios que ya todos aquellos interesados en no olvidar nuestro pasado, recordamos como la época funesta de nuestra media isla.  Pero me preocupa sobremanera que las nuevas generaciones puedan olvidar o quizás no darle el sentido que de verdad tiene a la llamada “Era de Trujillo”.

Traigo este tema porque esta mañana camino a mi oficina vengo escuchando un programa de radio (sí, de esos que no sirven para nada sólo para aumentar el rating de las emisoras alimentándose del morbo de un sector de la población que los escucha), y me sorprendió escuchar al anfitrión del programa expresarse de una forma ligera sobre lo que fue y significa para nuestra historia como pueblo, la tiranía trujillista.

Los comentarios quizás no estén colocados en el orden correcto y es posible que haya cambiado algunas palabras:

“A través de los años nosotros siempre hemos escuchado solo un lado de la historia, yo creo que debemos escuchar ambos lados, también el lado que defienda a la época trujillista”

Déjame respirar profundo… Es cierto, siempre es bueno escuchar ambos lados de la historia.  De hecho, yo invito a que todo aquel que sienta el deseo de defender su opinión frente a algunas cosas, que se manifieste y lo haga.  Ahora bien, que no lo haga desde la perspectiva individual.  Que no asuma una posición basada en el provecho y/o beneficio sacado de manera personal de un suceso en cuestión.  Que lo haga desde el punto de vista social y humano, basándose en los hechos que hoy conforman la historia, y si  encuentra la forma de hacerlo, yo estaría dispuesta a escucharlo.

“En este país todavía existe el trujillismo. Un artista iba a participar en una actividad de una empresa licorera y otra empresa licorera que no patrocina a este artista le prohibió que participara.  Eso es trujillismo, el trujillismo esta activo todavía”

Me gustaría saber hasta qué curso llego este caballero en la escuela, porque llega un nivel donde a uno le dan Historia Dominicana, la cual es obligatoria en todos los colegios.  Sabe usted el significado de lo que es una “tiranía”, una “dictadura”? (Si no lo sabe remítase al inicio de este escrito y lea).  Cómo carajo puede alguien pararse micrófono en mano a decir esa barbaridad?!?!  Con qué cara usted suelta semejante carga de sica de vaca a unos radioescuchas que quizás no esten muy informados y les suelta ese sentido “ligth” de lo que fue esa época?!?

“Yo espero que un día en este país la gente pueda hacer lo que quiera, que si a usted le gusta coger hombres pueda coger hombres, que usted pueda andar por la calle sin ser juzgado, porque eso es parte del trujillismo”

Si, es cierto que coartar la libertar de expresión es uno de los pilares que forja un regimen totalitario.  Pero amigo no se confunda, los prejuicios sociales han existido siempre, no iniciaron en 1930 (ah, por si no lo sabe en 1930 subió Trujillo al poder).  Esto un problema social no político, conformado por una cantidad de factores que obvio usted no comprende ni entiende, porque de otra forma no se hubiera expresado así.

Esa expresión utilizada “si a usted le gusta coger hombres”, a las 8:00 am en radio nacional entiendo que está fuera de lugar.  Si la gente de Espectáculos Públicos prohibió “La Camisa Negra” de Juanes, entiendo que esta expresión es de mal gusto y por esto deberían sacarlo del aire también.

Pero me voy un poco más alla, esa expresión es una expresión que fue dicha con todo despectivo, denigrando a la comunidad homosexual de una forma descarada, mientras supuestamente “defiende” sus derechos.  La vergüenza ajena que sentí en ese momento, no la puedo explicar.  Desde mi perspectiva si uno está en un medio de comunicación, qué pasó con eso de promulgar y promover la torelancia?

Yo sé que puede parecer que quizás yo tenga algún interés o deseo personal de dañar a esta persona pero no es así, de hecho no conozco su nombre, sólo sé que tiene un programa en la mañana en Ritmo 96, y lo acompañan algunas personas a las que casi no deja hablar y que lo único que hacen es “estar de acuerdo” con lo que dice este señor.  (Si alguien se sabe el nombre que me lo diga, por favor).  No es así, no quiero dañar a nadie, pero sus comentarios hoy por la mañana me hicieron reflexionar sobre la información que les llegará a las futuras generaciones.

Me rehuso totalmente a que aligeremos el sentido de lo que fue la Dictadura de Trujillo, en el momento que empezamos a olvidarnos de nuestra historia estamos condenados a repetirla, y eso es algo que no puede pasar, algo que no debe bajo ninguna circunstancia suceder;  porque quiere decir que todos esos que dieron su vida porque hoy usted pueda pararse en una emisora a hablar vacuencia a boca llena, no valió de nada, y yo sí valoro el sacrificio de muchos y muchas que se fajaron en nombre de los que no tenían pantalones para hacerlo. 

Porque además yo quiero y espero que mis sobrinas que van creciendo ahora lo hagan aborreciendo ese régimen, que sepan de la sangre que se derramo y de los abusos cometidos, de forma franca y verídica sin paños tibios, no comparándolo con un impasse entre dos empresas licoreras de este país y un mambero, pero sobre todo con la firme determinación de que NO fue bueno, que es un capítulo funesto en nuestra historia y que miles de personas murieron porque hoy ellas puedan ser personas libres. 

Cuando se hace uso de un medio de comunicación, es mi entender que debe hacerse con responsabilidad, con la intención de hacer llegar una información veraz, porque se tiene el poder de llegar a miles de personas a las que quizás usted sea su único acceso a la información, y porque como dijo el tío de Spiderman “Con un gran poder viene una gran responsabilidad”

Aprenda, estudie, sea asertivo y coherente, que no todo en la vida es beber romo y hacer chercha con un grupo de lambones que hicieron que usted se sintiera “celebrity”.

Muestre un poco de respeto coño.

 

 

(Aclaración, este post va escrito mientras trato de calmar mi enojo, pero muy probablemente el lector note que no he podido hacerlo, así que si no fui objetiva, no me disculpe)

Esos “Padres de Familia”

Llévese de mi… cómprese su pistola

Quizás en este post se refleje una rabia que no puedo ocultar, marcada por una gran frustración de saber que es probable que yo no pueda hacer nada para remediar lo que sucede en mi media isla, pero a mí los ladrones, atracadores, salteadores, delincuentes y asesinos ya me tienen “jarta”. Y conste que gracias a Dios a mí todavía no me ha pasado nada.

Yo vivo en una zona residencial donde la mayoría de los vecinos tienen más de 30 años viviendo en la misma calle, somos todos prácticamente familia.  Crecimos jugando en la calle porque por ahí ni carros pasaban.  Nos dejaban solos en el parque porque por casa no pasaba nada.  Resulta que ahora en menos de dos meses han pasado 4 atracos y/o intentos de atraco.

1.  A una muchacha bajando la calle camino a la Universidad para quitarle la cartera le dieron una puñalada en la espalda.

2.  A la mamá de un amigo, caminando para ir al banco que está en la avenida, un hombre y una mujer intentaron atracarla, le dijeron que le pasara el anillo para no caerle a tiros, ella se puso a gritar, salieron los vecinos y los atracadores se fueron.

3.  A una señora le arrancaron la cadena

4.  A la muchacha del lado llega a su casa, se desmonta del carro y se da cuenta que vienen dos tipos caminando hacia ella. Tuvo el buen tino de meterse en el carro de nuevo poner seguro y comenzar a tocar bocina mientras los tipos armados con cuchillos le golpeaban el cristal del vehículo a ver si podían romperlo, cuando se comenzaron las a encender las luces en las casas de los alrededores los tipos se dieron a la fuga.

Todo esto en menos  de dos meses en mi calle, que es una zona residencial, que no es que vivo en Capotillo, los Mina, o cualquier lugar donde lamentablemente estas cosas serían muy comunes.

Entónces… viene este “Padre de Familia” dizque a entregarse a través de dirigentes de los Derechos Humanos, este delincuente, asesino que fue uno de los que mató y/o conspiró para matar a esta muchacha para quitarle un reloj y un anillo.  UN RELOJ Y UN ANILLO!!!! Eso vale la vida de la odontóloga Rossana Liriano?!?!?! No ombe no…… Derechos Humanos? Derechos Humanos? Vamos a respetarnos un poco.

Miren a ese "Padre de Familia" ...tan bueno...

Yo no conocí a Rosanna, ni me une nada con ella, pero eso pudo pasarnos a cualquiera de nosotros, me pudo pasar a mí, a ti, a mi mamá… y tú, Organización de los Derechos Humanos, con esta acción me estás diciendo que hay que respetar la vida de estos criminales?!?!  A mí que me den un bate que yo me encargo de respetarles su integridad física.

Yo antes era de las que pensaba que no, que cómo va a ser esa barbaridad de los linchamientos de ladrones, que a todo el mundo hay que darle la oportunidad de ir ante la justicia… ANTE LA JUSTICIA?!?!  A mí que me den un la’o cuando vayan a caerle a patadas a cualquiera de estos desgraciados que no muestran ningún tipo de respeto ante la vida de nadie.  A mí que me den una escopeta como la que quiere comprar Sergito, porque yo salgo y llego a mi casa con miedo, porque si voy caminando en la calle es mirando para todos los lados y desde que siento algo me espanto.

En fin, que al que todavía tenga la idea romántica de que todo el mundo merece un juicio justo y que debe ser escuchado antes de condenarlo: amigo le tengo pena.  De hecho le recomiendo que se compre un “jierro”, una “mandarria”, un “fuete”, un pepper spray, es más cómprese aunque sea una navajita suiza, y si tiene el chance pártale el “fui” a cualquier azaroso que quiera partírselo a usted.

 

(Nota:  Este post es regalo de cumpleaños para Darío Martínez)

6 Cosas que aprendí cuando mi corazón se rompió

(Antes de leer, excúsenme el uso de algunas palabras, pero es que de otra forma este post no tendría el tono que debería)

Gran cosa… eso con “teipi” tiene….

Yo creo que de todo en la vida, tanto de las cosas que consideramos triviales, como de aquellas que consideramos  “Life changing events” (no me fuñan con el asuntico de que escriba en español que este blog es dominicano, este blog es mio y si usted no sabe inglés no lea, que yo escribo como quiera)… uno aprende algo, lo que sea.  Así que aquí les dejo una pequeña listica de las cosas que más me sorprendieron en ese momento cuando uno quiere que se lo lleve una patana cruzando la Luperón, en el entendido de que casi nadie cruza a pie, pero no importa.

Aprendido y anotado....

1.  Que nadie está a salvo.  Esto le pasa a cualquiera, por más que usted entienda que es un “fuerte, que no se enamora de nadie, que cuando manda a freir tusa a alguien se le olvida de una vez”, prepárese a comerse todas sus palabras con guineitos, que eso es simplemente que no ha llegado esa persona que le va a poner el mundo de cabeza, eso es simplemente que no ha llegado quien, sin usted darse cuenta, se convertirá en el objeto de su amor, para despues descojonarle la existencia.

2.  Que no hay límites para el ridículo.  Sí, que por más que usted lo criticó, que por más que dio cuerda… usted también se sentirá tan pupú un día que cederá ante los impulsos endemoniados del amargue y pondrá un status depresivo en Facebook, BBm y/o Twitter, (o escribirá un post en su blog… sí, igualito que este o peor).  Que “se le va a importar” que le “cojan pena”, aunque segundos después vuelvas a la realidad y lo borres, el caso es que hiciste tu ridículo, y eso es lo menos grave.  Es probable que algún día y sin motivo alguno te rajes a dar grito delante de la gente, en el gimnasio, en el carro o en la oficina.  Pero no te preocupes…. hay ridículos peores (trust me.. I know)

3.  Quiénes son tus amigos.  Lo más probable descubras que recibirás apoyo de quien menos lo pensaste, y que quienes pensabas que estarían a pie de guerra contigo, dejaron el claro (salvo algunos casos de solidaridad a prueba de todo claro está).  No apareció por parte un “cómo te sientes?”  “Cómo está tu vida?” o algo más simple, algo menos intenso como un “Vamos a tomarnos una cerveza hoy”; aunque ni siquiera te toquen el tema, simplemente para que tú sepas que están ahí, para que el vacío existencial que ahora te crece en el pecho se sienta más pequeñito.  Nooooo, resulta que quienes estarán pendientes de ti son aquellos que ni te imaginas, que seguro ni considerabas amigos, pero cuya solidaridad te confortará y en cierto modo de ayudará a caminar entre tantos “what if”, porque a uno de eso es que se le llena la cabeza.

4.  Que no eres tan noble.  Sí, aprenderás que no eres tan noble.  No quieres un amigo que se te siente al lado a decirte que todo va a salir bien, que estas cosas pasan y que vas a salir adelante.  No… tú lo que quieres es que se siente contigo a idear planes (que nunca tendrás intenciones de cumplir) de cómo joderle la vida a ese desgraciado.  Tú lo que quieres es tener la certeza de que ese HDLGP va a ser infeliz toda su vida y que se lo va a llevar er diablo.  Ese asuntico de “yo deseo que sea feliz” es un disparate de grandes dimensiones, porque cuando uno tiene su corazoncito roto quiere que al causante se le rompa no solo el corazón, sino el c*lo.

5.  Que el dolor es físico.  Que esa idea romántica del desamor es una creación de Venevisión, Vanidades y Disney.  A uno le falta el aire, se marea, hiperventila, le duele el pecho, le baja la presión y no tiene deseos de levantarse.  Que paradojicamente a sentir un vacío en el pecho, el pecho le pesa, que pensar le cuesta y que la falta de concentración ataca.  Que uno se quisiera dormir y que al despertar ya no sienta nada de nada.  Y que lo único que mantiene a uno caminando es la seguridad de que esto pasa, porque si no fuera por eso hace rato que uno se hubiera ahogado en el inodoro.

6.  Aprenderás que eres fuerte.  Si no te pegas un tiro, aprenderás qué tan fuerte eres.  Crecerás.  Entenderás que hay cosas que no dependen de ti.  Que lo que sí depende de ti 100% es como actues frente a las situaciones, que lo que sí es tu responsabilidad es lo que sientes y el enfoque que le das a las situaciones y las decisiones que tomes a partir de ellas para solucionar tus asuntos internos que solo pueden ser resueltos por ti, y dependiendo de estas decisiones te aseguro que saldrás de todo esto (porque se sale, créeme) sintiendote mejor persona, que eres capaz de sortear mil y un obstaculos, porque si esto no te hundió… uff eres insumergible!  Y esto es quizás lo único que hace que valga la pena.

Supuestamente después uno se pone contento de nuevo.

 

Socio, ya tú sabe’, ‘tamo aquí…. (El problema de los “Parqueadores”)

Los "Parqueadores"

Y digo problema para no decir crisis, plaga, epidemia u otras palabras más explícitas, porque no me gusta decir malas palabras.

El episodio más reciente con uno de estos individuos fue en el pasado concierto de Luis Miguel, y procedo a contarles esta aterradora experiencia que viví con Carolina. Andamos en el vehículo de Carolina y en la Avenida Tiradentes como dos esquinas antes de llegar al Estadio Quisqueya (lugar donde sería el concierto) vemos un movimiento inusual de estos “parqueadores” indicándole a la gente dónde parquearse en la calle porque adentro ya “estaba lleno”. Yo, asidua visitante al estadio en temporada de Baseball, le digo a Carol que siga que adentro hay muchísimos parqueos.

Uno de esos tipos se nos acerca y comienza a hacer señas de que bajemos el cristal, pero nosotras dos mujeres solas, no lo hicimos. El tipo se desespera y nos grita que si nosotros vamos al VIP, a lo que despues de un rato le respondimos que sí, ya que por su insistencia entendíamos que quizás había un área de parqueo para los VIPs y que él nos indicaría dónde. Sin embargo no era así, de forma de Carol y yo entramos al parqueo del Estadio con el tipo caminando al lado de nosotras supuestamente “indicándonos” por donde teníamos que ir para parquearnos, pero nosotras en ningún momento llegamos a un acuerdo con él para que nos parqueara, o nos indicara nada.

Como era de esperarse adentro estaba casi vacío, por lo que Carolina se dedicó a buscar un parqueo cercano a la entrada, cuando de repente el tipo comienza a golpear el vehículo y a preguntar que para dónde ella va, que el área de parqueo de él no está por ahí. A este momento se aparece otro tipo aparentemente “dueño” del área donde nosotras estábamos y comienza a pelearse con el tipo que nos abordó al principio, y entre darle al Jeep, y entrarse a empujones entre ellos, Carol baja un poco el cristal (mínimamente) y les dice muy calmada (porque yo les hubiera dado una rellenada) que ella se va a parquear donde ella considere no donde ellos quieran. Entónces el tipo nos dice que si ella piensa dejar su carro en cualquier sitio para que se lo maltraten o le rompan un cristal y le roben sus pertenencias. Esto a mí me sonó a amenaza, imagínense, dos mujeres solas de noche; y estos tipos peleando casi encima del vehículo. A todo esto Caro muy calmada les dice: “Ah no se preocupe que cualquier cosa que le pase a mi vehículo yo se lo reclamo al seguro”.

Después de este espectáculo Carol arranca acelerando para quitarnos a los tipos de encima y llegamos a un lugar donde nos parqueamos. Pero por supuesto que de la nada aparece un nuevo “parqueador” a decirnos que hay que pagarle antes de entrar al concierto. “Amigo que hay que pagarle qué? Yo estoy dentro de un parqueo privado en un lugar donde se va a celebrar un concierto, yo no tengo que pagarle nada”. Vuelven las amenazas, de que si le pasa algo al carro, que si se lo “abren”, que después no se queje porque él se lo advirtió. Nosotras caminando y el tipo al lado diciendo que hay que pagarle obligado porque estamos en su “zona”.

En este momento ya yo lo que estoy es “jarta” y loca por decirle par de vainas al tipo, porque a estas alturas ya nos sentimos acosadas, el tipo pegándose de uno en tono amenazador, hasta que al final desiste y se va, entendemos que quizás porque vió un par de Amets.

Llegamos donde estaban los Amets y uno de ellos nos dice que a veces es mejor darle su dinero a esos tipos porque ellos se ponen agresivos y sabe Dios que cosa le hagan al carro o cuando uno salga. En este momento ya yo estoy metida en miedo… porque cuando uno salga de ahí tarde en la noche, esos “tígueres” que saben que uno anda sola puede que estén esperando ahí y le hagan algo a uno… que ironía ir a un concierto a divertirse y tener miedo!

Uno de los Amets nos pregunta que donde dejamos el carro que si fue lejos, que mejor lo vayamos a buscar y lo dejemos al lado de ellos. Junto a ellos estaba un muchacho (otro parqueador, claro), que muy amablemente nos dijo que él se ofrecía a compañarnos a buscar el carro para que no fuéramos solas. Nos acompañó, sin embargo no se montó en el vehículo con nosotras, lo que me pareció hasta cierto punto respetuoso. Nada amigos, que tuvimos que parquearnos al lado de los Amets, a los que hubo de dejarle “algo para la cena” (Carol se canteó con 200.00) según nuestro último amable “parqueador”, pero por lo menos le queda a uno la tranquilidad. Y de hecho cuando salimos el muchacho estaba instalado al lado del Jeep y nos ayudó a salir. Porque la mayoría de estos parqueadores cobran a la entrada y cuando sales no los ves por parte.

Entónces a ver si entiendo cómo es que este sistema funciona:

· Hay que pagar para dejar el vehículo en la calle, un espacio público, no porque así lo indique el ayuntamiento sino porque un “tipo” dice que esa es su zona y que para parquearse ahí hay que pagarle “obligao”

· Vale más que uno le pague a esta gente por temor a que vayan a hacerle algo al carro, o peor aún a uno si es mujer y anda sola

· Pero no sólo es en la calle, sino que dentro del parqueo que pertenece al Estadio Quisqueya, ya los “parqueadores” se dividieron sus “zonas” y a ellos también hay que pagarles.

· Tiene uno que aguantar el acoso de estos tipos cayendole a atrás en la calle exigiendo el pago por el “parqueo”…. pero carajo es en la “mardita” calle pública!!!! Qué servicio de parqueo ni servicio de vigilancia?!?!? Ellos te van a reponer un retrovisor que te roben?!? Noooooo….

· Todos los sitios de este país deberían tener parqueo o mínimo Valet Parking para tumbarles el negocio a esa gente.

Y yo me pregunto… si nadie les diera nada? Si hicieramos ese ejercicio de no darle ni un chele? Creen ustedes que desaparecerían? Que al momento de que se les “caiga” el negocio se desvanezcan? La verdad no lo sé, pero si la cosa sigue así de dura me ubicaré en las afueras de algún centro de diversión nocturna y cobraré de a RD$100.00 por vehículo, con 15 mínimo me voy con US$1,500.00 diarios para mi casa sin dar un golpe ni de Karate, al mes son unos RD$ 45,000.00, lo que no está nada mal… pensándolo bien, así cualquiera marca su “zona”.

Luis Miguel en Santo Domingo

Luis Miguel

Ayer se presentó Luis Miguel en el estadio Quisqueya, patrocinado por Orange y Brahma Light.  Originalmente yo no iba, pero a eso de las 5:00 de la tarde recibí una de esas llamadas que le cambian los planes a uno: “Aló, Dora, tengo dos boletas VIP para Luis Miguel, quieres ir?”  Y con eso mis lectores, me alegraron la tarde.

Quizás tenga que ver el hecho de que el precio de las boletas estaba un poco elevado, entre 1,700.00 y 10,000.00 pesos (entre 45.00 y 276.00 dólares), pero que yo sepa o me haya dado cuenta no hubo ningún incidente, pleito o problema.  En la entrada no hubo tumultos, todo dentro del estadio me lo encontré organizado, incluso los precios me los encontré bien, me compré un refresco y pagué RD$ 50.00 y me dieron la botella de 20 Oz. completa.

De acuerdo a lo anunciado en las vallas publicitarias la convocatoria para el concierto se hizo para las 8:30 p.m., pero Luismi salió a escena a las 9;30 de la noche, vestido con traje oscuro y camisa blanca.  Comentario al margen: siempre me ha gustado la sobriedad y elegancia de ese hombre.

Inició el concierto con “Te Propongo” y paseó al público por sus temas más conocidos, pero deifinitivamente que se enfocó en cantar temas viejos, salpicados por algunos temas más recientes y los de su última producción.

Parte de las canciones interpretadas: “Suave”, “Con tus Besos”, “Tres Palabras”, “La Barca”, “Volver”.  Luego hizo una pausa para cantar a duo con Frank Sinatra (en las pantallas gigantes)  “Come Fly with Me”, seguido por “O Tu o Ninguna”.

La noche siguió con varios medleys que incluían grandes de sus éxitos de hace mil años, porque hay que aceptarlo…. cuando ese hombre cantó “La Chica del Bikini Azul”, yo me fui lejos, lejos.  Interpretó en estos parte de las canciones “Palabra de Honor”,  “Entrégate”, “La Incondicional”,  “Un Hombre Busca una Mujer”, “Cuestión de Piel”, “Oro de Ley”.

No fue uno, sino que fueron varios los medleys de canciones viejas, y yo a todo esto feliz como una lombriz, porque aunque fuera un pedacito, pude escuchar “Ahora te puedes Marchar”,  “La Chica del Bikini Azul”, “Isabel”, “Cuando Calienta el Sol”.

Otras de las canciones unterpretadas fueron “Mujer de Fuego”, “Qué Nivel de Mujer”, y cerró el concierto con “Labios de Miel”.

Ahora bien, mucha gente se ha quejado de que Luis Miguel no cantó esta o aquella canción, que él se paró ahí a cantar canciones viejísimas que nadie se sabía, y que por esto ese concierto no sirvió, que fue malísimo, que no vale lo que pagaron, etc.

Y yo digo:

– Excelente organización

– Excelente música (una banda en vivo de alto nivel)

– Una tarima que “hay que joderse”

– Respeto al público en cuanto a precios de las bebidas y comidas adecuados, seguridad, entrada y salida sin contratiempos, sin incidentes violentos.

– Un Excelente artista, al que si usted pagó la boleta de cualquier denominación es porque a usted le gusta, porque es su fan; entónces cuál es su queja?

Eso es como que usted venga y me diga que fue a un concierto de Metallica y se “quilló” porque sólo cantaron dos canciones del Black Album,  porque ése es el que usted se sabe, porque ése es el que sonó en la radio; y se aburra si cantan “Motorbreath” o “Eye of the Beholder”, porque eso es muy “viejo”.

Lamento mucho que usted haya decidido ser fan de Luis Miguel porque su papá le ponía los “Romances” (todos), o que se haya vuelto admirador recientemente… pero si tú no lo sabías Luis Miguel tiene todos los años del mundo cantando.  Qué pena que nunca lo hayas visto en “Siempre en Domingo” (sí, soy así de vieja), y qué mal que no hayas visto la película con Lucero… de verdad amigo que siento mucho que no hayas podido disfrutar el concierto porque no conoces la discografía de un artista por el cuál pagaste quizás 6,000 pesos para ir a ver.  Tu queja me parece absurda y sin sentido.

Mi única observación es que el concierto fue muy corto.  Cuando un artista tiene tantos años de carrera es imposible que pueda en poco tiempo complacer a todo el mundo.  Yo hubiera querido que me cantara “Hasta que me Olvides”,  “No me Fio” y mi favorita “Soy Yo”, pero me considero satisfecha porque fue un espectaculo para mí sin desperdicios y con tremenda organización.  SD Concerts y Saymon Díaz se anotaron un tanto conmigo.

Luego escribiré algo sobre los parqueadores afuera del estadio… cuándo será que Dios mandará una plaga para que se los lleve a todos!?!

Pa’ Jodía nada más yo!

Cabe otro?

No niego que yo también he dicho esta frase en algún momento, y se la robé ahora a alguien en twitter, ya que la posteo en una conversación sobre el caso en particular que me inspira a escribir este post en el blog.

Alguien escribió:  ¿”Cómo a usted se le ocurre darle su nombre y su número de teléfono a un hombre que conoció en un carrito público? Respétese!”

Ohhhhhhhhhh!!! Pero y qué es esto??  Pero señores y de dónde es que estamos sacando este “jediondismo” generalizado?  Y eso viniendo de mí, que mis amigos pueden dar fe y testimonio de que yo tengo que ser una de las mujercitas mas “comemierditas” que hay en la bolita del mundo… es demasiado decir.

Y yo,  como abanderada de todas aquellas causas y superficialidades justas, asidua seguidora de la Legión Cosmopolitan y del credo Legally Blonde (seamos rubias aunque seamos locas), he decidido aclarar par de puntos que considero importantes:

1.  Lo primero es que si ella lo conoció andando en un carro público, es porque ella también estaba montada ahí, así que lo que es igual no es ventaja, si ella anda a pie, no puede andar exigiendo que el hombre ande montado.

2.  Si a ella le gustó el muchacho, si tenían un ratito conversando y a ella le pareció interesante, ¿Qué hay de malo en que ella le dé su número de teléfono?

3.  Desde cuando andar a pie se ha convertido en cualidad “no negociable” para usted descartar a alguien, y no digo porque sea un futuro prospecto para una relación, pero puede uno también conocer a un buen amigo.

4.  Es que acaso si ella lo hubiera conocido en un bar de “élite” en un ambiente social “aceptable” ahí sí estaría bien darle el número de teléfono??  Ya nos olvidamos que Figueroa Agosto vivia metido en esos lugares y rodeado de “gente de sociedad” y era tremendo delincuente?  Ahhhhh no, pero ahí si está bien darle el número, el BBpin, el número de la oficina, tu email, añadirlo a Facebook y seguirlo en Twitter?

Creo firmemente que hay personas buenas y malas en todos los lugares no importa donde los conozcas, esto no es una muestra de su carácter (a menos que lo conozcas en la cárcel, o mientras te estan atracando… ahí creo que sería un poco difícil estar equivodados).  Pienso que uno debe darse la oportunidad de conocer a las personas y crearse su propio juicio con bases. 

Recuerdo que hace años yo misma me decía que nunca conocería a alguien por internet, que eso es para gente loca y que uno no sabe con quién se está relacionando, que posiblemente me saldría un loco, etc.  Sin embargo me comí todas mis palabras porque hace años que conocí a gente maravillosa que todavía hoy seguimos en contacto y en su momento fuimos inseparables, entre ellos el G8 : Hipólito, Pily, Bigotez, Joseph, Jani, Nika, Jorge; también Laura, Sergito, Grimaldi y Beto, y todos los que a través de ellos conocí que son muchos para mencionarlos a todos….  Gracias a Dios ninguno de llos me salió un delincuente!

Yo entiendo que uno tampoco se va a “arrejuntar” con cualquier “salta pa’tra” que se encuentre en el camino, porque uno tiene sus aspiraciones de progreso y necesita a su lado alguen que quiere trabajar en conjunto para llegar a lograr metas, alguien que aunque ande en un “carrito público” tenga deseos de superación y echar para adelante.  Creo que darnos la oportunidad de conocer a alguien que demuestre ser una buena persona, que no tenga intenciones de dañarte, alguien que descubras tiene los mismos sueños que tú, y que aún sueñen cosas diferentes, respete tus sueños y te ayude a cumplirlos, eso es mucho más importante que el lugar donde lo conociste.

 

Nota aclaratoria: es probable que si usted no es dominicano, no entienda mucho esta historia.

Golpe Bajo

Félix Germán, Frank Perozo y Kenny Grullón

 

El pasado Viernes 6 de mayo, como inicio a la celebración de mi cumpleaños (que fue el 7), fui con mi amiga Patricia a Bellas Artes a ver la obra de teatro Golpe Bajo, dirigida por Félix Germán y protagonizada por él mismo, Frank Perozo y Kenny Grullón.

Yo les diré algo, a mí todo evento que cuente con la participación de Kenny Grullón me garantiza calidad, para mí es uno de los mejores actores que tiene este país, lo he visto en obras infantiles, musicales, dramas, comedias, y en todo, en absolutamente todo demuestra su calidad de artista, el hombre es excelente.

Golpe Bajo trata sobre la vida de tres empleados de una fábrica, “La Corporación”, nunca sabremos lo que hacen ahí, qué fabrican o dónde estan ubicados, lo único que sabremos es cómo sobreviven los personajes y cómo cada uno desde sus diferentes realidades viven e interpretan la misma situación de vida.

Medina (Grullón) es el jefe inmediato de González (Germán) quien lleva años en la corporación, y Pérez (Perozo) quien acaba de ser trasladado y llega a “La Corporación” sin saber exactamente qué le espera.  González es un individuo complejo, al que los años en el trabajo lo han “curtido” y quien no espera mucho más de la vida que le ha tocado.  Pérez es la cara contraria, un individuo emergente, que entiende que está creciendo en lo profesional y quien llega con ánimos de progresar.  Medina no es más que el típico jefe que algún día soñó con escalar posiciones en “La Corporación” y al ver que los años no le han concedido lo que esperaba, se dedica a hacerle la vida miserable a sus empleados.

Yo siempre me voy lejos cuando veo una obra de teatro o me leo un libro. Por lo general  me llevo las cosas a otro plano.  En “La Corporación” como en la vida misma existen personas que dejaron de luchar y se resignan, que han sido dañadas por el “sistema” (sea cual sea) y aquellos que no.  Sin embargo con el tiempo aquellos al estar expuestos terminan “curtiéndose” también.  ¿Qué tan “corrompibles” podemos llegar a ser los humanos, por cuánto tiempo podemos mantener nuestros valores? 

Eso me pone a cuestionar… ¿quién es más virtuoso: aquél que está libre de manchas porque nunca ha estado expuesto a la tentacióno la corrupción, o aquél que en medio de ella se mantiene firme en su convicción, independientemente de una que otra falta por haber caído en momentos de debilidad?

Si tienen la oportunidad, no dejen de verla, creo que sigue este fin de semana en Bellas Artes.  Una comedia muy bien actuada y muy bien dirigida (Frank Perozo, Félix Germán y Kenny Grullón son tres maestros en las tablas).  Lleven abrigo porque el aire de la sala parece que lo tienen para mantener pollos en un supermercado.