Las Crónicas de Lola: El Príncipe Azul… o sólo una tusa…

Qué lindo... lo que uno se sueña eh?!

Qué lindo... lo que uno se sueña eh?!

Por casa de Lola había una doña, que así como era plebísima, así mismo era de sabia esa señora.  Había venido de San Juan con su familia y como era de esperarse sus hijos terminaron siendo igual de plebes pero sin un chele de la sabiduría que esa doña regalaba a todo el que la pudiese escuchar (o sea, muchísima gente porque esa doña hablaba durísimo).

Dicha doña, fuente inagotable de frases muy reales, vivía diciendo que “novios no son marido y mujer, y marido y mujer no son familia”, por lo que no hay que tenerle consideraciones al marido de uno, si se quiere ir que se vaya, que en su casa había “que hacer como Pirulo, que para comer pescado había que mojarse el culo”, porque no es verdad que yo soy chopa de nadie.  Pero eso era de la boca para afuera porque tenía al marido como un príncipe!

Topacio.... esa degraciá !

Topacio.... esa degraciá !

Lola pensaba todo lo contrario.  Ella,  a quien Delia Fiallo, había dañado para toda la vida después que se tiró la telenovela Topacio por Rahintel, ya que pensaba que “si esa campesina, pa colmo ciega se había levantado a Víctor Cámara con ese pelo lacio peinado partío en el medio, para colmo doctor y que la opera y la ayuda a recuperar la vista.  Yo que nací en la capital, veo y estoy más o menos buena, me voy a levantar un príncipe, pero no uno cualquiera, un príncipe azul tipo Cenicienta” (porque Lola como la Cenicienta es una ruyía… no tiene ni un chele).

Y así fueron apareciendo enamorados en la vida de Lola, y así iba ella descartándolos, por una serie de detalles insignificantes, y cuando le preguntaban las razones por las cuáles tal o cual muchacho fue despachado a “Villa No Vuelvas por Aquí ni de Relajo”, en la comunidad de Caserco, se podían escuchar exclamaciones como:

“Ay no Juana!, pero tú no le viste los cabellos a ese hombre?!  Y si tenemos una hija?  Ay no mi amor, yo no soy mujer que nació para vivir haciendo moñitos, déjate de eso”

“Pero tú estás loco Pepe, a quién se le ocurre que motor es carro?? mírame bien, que en un motor la carrocería es uno, y si llega mi príncipe y me ve con una quemá’ en una canilla?!  Eso es de mujeres sin aspiraciones, que le da lo mismo un hombre en Harley que un repartidor de colmado”

“Pero tú no ves como es que él camina?, así como culipandiao… ese hombre no tiene porte.  Y cómo llego yo a una actividad de mi círculo social con semejante signo de interrogación, así to’ dobla’o, yo le dije a él que ni me llamara”

Así se iban sucediendo los años y ese Príncipe no aparecía por parte, cuando por cosas del destino se dió una conversación entre la Doña de la esquina y Lola, quien en medio de su desesperación terminó de contarle a la Doña su desventura amorosa.

– “Ay Doña es que usted no sabe, no se imagina lo difícil que es conseguirse un hombre en estos días! y mire que yo he buscado, he esperado como Penélope, y no encuentro.  Es que no hay un hombre que sirva en este pueblo?!”

– “Pero Lola, yo veo que eso es carro y jeepeta nueva a cada rato en tu casa con hombres que se ven bien, que se ven decentes e interesados, ya yo ‘taba pensando que lo tuyo era como un negocio”

– ” Pero quiénes?!  Errr viaje de grillo que han ido por mi casa??  pero Doña usted no vio Topacio?  Si esa campuna que andaba siempre descalza, con un vestido tipo bata de casa de vieja chismosa de barrio marginado, se levantó a Victor Cámara, cómo cree usted que yo me voy a tranzar por un pata en er suelo que aparezca??  Ay nooooo!”

-“Pero muchacha no seas loca, que eso es novela, la realidad es otra cosa.  Tú lo que tienes que ver es si el hombre trabaja, si resuelve bien y si te va a dar tu puesto”

Y en ese momento a Lola le brillaron los ojos como si estuviera viendo el boleto ganador del loto frente a ella, juntó las manos y se las llevó al pecho diciendo:

-“Es que yo no me puedo resignar.  Porque si Topacio se consiguió su médico, que aparte de que era un pollo, la operó y le devolvió la vista, y estaba bañado en cuartos, por qué yo no puedo conseguirme uno así, aunque sea para que me opere los juanetes??  Un hombre que me entienda, que sepa bailar, que me haga reir, que sepa cocinar, que regale flores y escriba poemas, un hombre que me abrace y me consuele, un hombre de posición para yo dejar de ir al Club los Prados y entrar al Country agarrada de manos de mi príncipe, porque es que eso es lo que yo quiero… un príncipe azul !

-“Ahí está tu error, qué príncipe ni príncipe.  Ninguna mujer está completa hasta que no encuentra la tusa de su culo”

-“Pero cómo así?”

-“Pero mi hija, para que te hagan reir y para bailar están tus amigos, para consolarte y abrazarte estan tus amigas.  Pero para casarte lo único que tú necesitas es encontrar la tusa de tu culo:  un hombre con los suficientes cojones para quedarse junto a ti y no solo aguantarte todas tus mierdas, sino limpiarlas!”

Lola se fue a su casa, mentalmente saludando a todos los parientes de Delia Fiallo, pensando que Topacio no era más que una tierrita que no se cortaba las puntas y andaba  con los cabellos tó’ “puntú”, y total al final pasó más trabajo que un forro de catre, que Víctor Cámara no era más que un tipo medio pájaro porque se pasó media novela sin decidirse.  Y es más, hasta Carlos Mata está medio jodón con su cancioncita del final ” que por qué te quiero… son mil cosas a la vez, es estar contigo es buscar tu abrigo…”  Que lo único que hacen es llenarle a la gente la cabeza de disparates.

Entónces queda abierta la gran pregunta:  Un príncipe… o sólo una tusa?

Anuncios

17 comentarios en “Las Crónicas de Lola: El Príncipe Azul… o sólo una tusa…

  1. dtezanos dijo:

    Ehhhhh, bueno mana cómo lo pongo….. Lola no cree en príncipes…Yo sí!

    Pero no azules… mas bien morenitos.

    🙂

    Gracias por los comentarios! (jejejejejeje “no esite”)

  2. dtezanos dijo:

    Eso es que él me quiere mucho, más nada.

    Pero recuerden que Las Crónicas de Lola, son casi siempre ficción, historias de otras personas contadas a mí y en algunos raros casos pueden ser anécdotas mías. Pero en raros casos. Lola no necesariamente soy yo, casi nunca soy yo.

    Así como Spider se puede ver en Lola, así se puede ver reflejada cualquier persona, incluso la persona por la cual escribo algún post, puede decir: diablo es@ soy yo!

    Lola es un personaje creado para que pueda pasarle cualquier cosa, sin importar lugar, tiempo o espacio.

  3. SPIDERWOMAN dijo:

    Ah, pero eso es claro que Lola no eres tú… Lola es aventurera y tú eres medio tranquilosa. Empezando por ahí… jajajaja! Además me sé toda tu vida de cabo a rabo y de ida y vuelta… te diría “jabladora” si fueras tú, jajajajaja!

  4. pilarfelix dijo:

    hahahaha, este post me recuerda la cancion “When you were young” de The Killers:

    “You sit there in your heartache
    Waiting on some beautiful boy to
    To save you from your old ways
    You play forgiveness
    Watch it now
    Here he comes

    He doesn’t look a thing like Jesus
    But he talks like a gentleman
    Like you imagined
    When you were young”

  5. pilarfelix dijo:

    A veces el principe que tu crees que conseguiste, que piensas que es el hombre mas bueno del mundo, resulta ser peor que todos los demas que conoces!!!

  6. jp dijo:

    Definitivamente que la tusa!! Deberian de crear una ley en contra de las historia de La blancanieves y esas pendejadas, y de las novelas ni se diga!! Jajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s