Papitour: Bosé o Arte que Rompió las Piedras

Después de días de esperar, días de planear un fin de semana en Juan Dolio para el sábado bajar a Chavón y ver a Bosé en su PapiTour…. llegó el momento y ahí estábamos Pat, Eugenio, Pilar, Angel y yo, y el sentimiento de anticipación que nos embargó, nos tenía intranquilos sentados en las piedras de Altos de Chavón, esperando el inicio de lo que sería (y fue) uno de los mejores conciertos de Miguel Bosé que he visto.

El error fue no llevar la cámara.  Generalmente a los conciertos no dejan entrarlas, pero a nuestra llegada nos dimos cuenta que no había problemas, que todo el mundo andaba cámara en mano, por lo tanto no tengo fotos del evento para publicar.

La escenografía, sencilla, nada de exageraciones, luces y una pantalla segmentada al final.  con un sonido excelente, y algo estaba claro, el Rey de la noche, el centro del show, el protagonista del espectáculo era Miguel, nada que nos restara atención, porque todos nuestros sentidos estaban enfocados en él.  Cómo lo hace?  Eso sólo lo sabe él.  Pero estar en su presencia siempre ha sido cautivante.

El concierto inició con un Miguel Bosé vestido todo de negro y un medley de Sereno y Duende, seguido por Nena y una de las canciones que encuentro un reflejo de lo que debió haber sido su vida en sus inicios, El hijo del Capitán Trueno, y el público respondió con un coro a una sola voz, un coro que no se calló en toda la noche, que cantó todas las canciones, que gritó, brincó, aplaudió y pedía cada vez más.

Miguel nos saludó, nos agradeció haber sido fieles por estos 30 años.  Wow ! 30 años!  es difícil creer cuando lo ves adueñarse de un escenario que ya tiene 51 años, porque su dinamismo y su calidad de artista no nos dejan ver que no es lo mismo aquello que vi por primera vez en 1995, en su primer concierto en Santo Domingo, y desde esa vez no he fallado, he estado en sus conciertos en todas sus visitas a esta media isla.

Es imposible pedir que nos cante todo lo que pedimos, en dos horas no es suficiente, en realidad es muy poco.  Pero disfrutamos de un amplio repertorio compuesto por Bambú, Sevilla, Morena Mía, PartisanoAmiga, Creo en ti, Morir de Amor, Linda, Si tú no vuelves, Te amaré, Como un Lobo (Acompañado de su sobrina Bimba Bosé, que tiene un par de piernas interminables!), Los chicos no lloran, entre otras más, antes de desaparecer luego de interpretar Nada Particular.

Pero como nosotros somos tercos, no nos fuimos, seguimos pidiendo más (además él siempre cierra con Sol Forastero, y yo sabía que hasta que esos acordes no sonaran, el concierto seguiría).  Miguel salió nuevamente esta vez con una camisa blanca para deleitarnos con La belleza, el tema de Luis Eduardo Aute, para seguir con Nena nuevamente, Bandido y Sol Forastero.

Me hubiera gustado que cantara No hay un corazón que valga la pena, Muro, Hacer por HacerLa autoradio canta, o algo de Velvetina (Max o Ella dijo no, por mencionar alguna).  Pero como ya dije, imposible pedir más!!!

No sé, probablemente se me habrá olvidado mencionar alguna canción, probablemente se me habrá olvidado mencionar algo importante del concierto, lo que sí es seguro que no olvidaré es esa noche en la que todos fuimos cómplices en la celebración de 30 años de arte, donde como dice Miguel, somo tan partícipes como él.

Anuncios

2 comentarios en “Papitour: Bosé o Arte que Rompió las Piedras

  1. Pily dijo:

    Eso de Bose fue totalmente sin desperdicios, es la cuarta vez que lo veo y estoy de acuerdo contigo en que el tipo puede pararse en un escenario y no abrir la boca y como sea lo voy a ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s