Tos…. o una licencia para opinar

Desde hace varios días tengo una gripe de esas que cuando uno tose hasta los que van en el carro de al lado en un semáforo en rojo se voltean a mirar.  Quiero creer que voy mejorando con las medicinas que estoy tomando, no son realmente para la gripe sino para un proceso infeccioso bronquial que tengo o algo así por lo cuál estoy tomando antibióticos y par de cosas más.

Yo no soy de esas personas que en la fila de un supermercado se hacen amigas del que está delante y en 5 minutos se conocen más que si hubieran sido compañeros de promoción, de hecho si en un momento así alguien que yo no conozco me habla por lo general yo respondo con palabras de no más de dos sílabas.  Yo nunca he entendido esa capacidad humana de fraternizar tan rápido.  Tampoco entiendo por qué hay gente que se ofende porque uno no tiene interés en entrar en conversaciones con ellos, como el taxista que asume que porque te has montado en su vehículo estás deseosa por conocer su vida, sus inclinaciones políticas y comentar si el Seguro Familiar de Salud nos va a j*der a todos… (Sorry Darly)

 El caso es que no sé por qué la gente entiende que si uno tose delante de ellos (sobre todo unos perfectos desconocidos) esto automáticamente les da una licencia para medicarte.  Ayer estaba en el salón de mi amiga Josefina, y como no hay nada más impertinente que la tos, me ha dado un ataque de tos que hasta la doña que estaba con la cabeza metida en el secador se volteó a mirar y arrugó la cara.  No había pasado 1 segundo cuando una doña a la que le están llenando la cabeza de rolos dice : «Ay ! Esa gripe está dando malísima!, tú estás tomando algo para eso ?, porque eso hay que atacarlo desde el principio, antes que te tumbe» 

Yo le digo, más por educación que por informarla sobre mi salud : «sí» 

Pero obviamente…. Esto no es respuesta suficiente….. hay que tener más información para que esta «doctora» me dé su diagnóstico, y claro está, me recete lo que ella considera (despues de 0 años de estudios en la facultad de medicina) que va a mejorar mi salud. «Y qué es lo que tú estás tomando?» 

En ese momento yo estoy sacando mi jarabe para tomármelo…… 

“Ayyyy no muchacha !!!  Eso no sirve para eso, lo único bueno es el ******** antigripal, cuando a mí me dió la gripe lo único que me sanó fue ese antigripal, no te pongas a estar bebiendo eso” 

Ya yo me estaba incomodando, porque qué carajos le importa a ella lo que yo estoy tomando, o mejor dicho qué sabe ella lo que yo tengo ?  Le respondo que estas medicinas me las recetó mi médico para el problema que tengo que no necesariamente es lo mismo que tenía ella. Pero por supuesto, que esta indirecta no es suficiente para controlar ese impulso incontenible de meternos en lo que no nos importa u opinar sobre cosas que no tienen que ver con uno, ya que hubo otra que voceó :  « Los médicos lo que quieren es joder a uno metiéndole to’ esas medicinas, mi mamá hace un jarabe con unas hierbas y rábano que te corta esa vaina de una vez, si tú quieres te la llamo.. »

 Y otra: «No mi hija…. Déjate caer en la cabeza unos chorritos de aceite de higuereta caliente que eso descongestiona y limpia» 

En este momento ya todo el salón me estaba dando su receta ideal para curar la gripe, tal o cual pastilla, la sábila, el limón con cebolla, el jarabe de rábano con pepino, un té de hojas de no se qué y tomármelo con dos pastillas de tal antigripal (que si no me sana mínimo me da un viaje encendí’o), o que me coma 3 dientes de ajo en la mañana (pero eso será cuando yo me decida  vivir sola y no hablar con nadie). 

Yo no hago caso a todas estas cosas, pero sí sé que hay gente que escucharía con atención a estos doctores improvisados,  y que al llegar a su casa intentará  todos y cada uno de los remedios dados,  y cuando al fin el proceso viral haya terminado,  el ganador de fama internacional como el mejor antigripal será el último remedio que tomaron.  Por supuesto en caso de que no te hayas envenedado antes o te encuentres abandonado por tus amigos que no aguantaron el olor a ajo, a higuereta, a cebolla…..   

Anuncios

El Club de Cine

Desde hace ya varias semanas se vienen reuniendo en casa de Popó un grupo a ver películas todos los domingos a eso de las 6:30p.m., poco a poco se fueron sumando integrantes, hasta que ya oficialmente se armó El Club de Cine, bajo la dirección del mismo Popó.

 Actualmente el grupo está formardo por los fundadores Hipo, Jani, Vielka, Beto, Sergito, Gisselle,  y los nuevos Pily, Bigotez, Lauronga y yo.

Como la cosa ya tomó forma, el Sr. Director elaboró las reglas para elegir las películas, el método de votaciones y un fondo monetario para la compra de lo usual: pop-corn, refrescos, vasos, etc. 

En fin que como esto se da todos los domingos, es probable que al inicio de semana, los que con regularidad pasan por aquí, se encuentren con alguna reseña de la película vista.

Disturbia

Ayer fui por primera vez al Club de películas que desde hace un tiempo se está realizando en casa de Popó, preparamos Pop-corn, nos bebimos una sangría de las de Anacleto y Dorotea, ordenamos Pizza y pecamos todos los que estamos a Dieta (o sea el 75 % del club), porque este fin de semana comimos como si no existiera el mañana.La película en esta ocasión fue Disturbia. 

 En esta película hay un chamaquito (como de unos 16 ó 17 años), llamado Kale (Shia LaBeouf, sí el mismo de Transformers), que se le muere el papá en un accidente en el que él va manejando y el muchachito todavía un año después está afectado por esto y medio se culpa por el accidente, y en una discusión en el colegio le suelta una ‘trompá  a un profesor, el profesor presenta cargos por asalto y a Kale lo mandan para su casa en house arrest por tres meses, y le colocan como un monitor en el tobillo que avisa a la policía si él sale del perímetro de su casa. 

Como el pana no tiene nada que hacer el día entero, cuando la mamá se va para el trabajo (Carrie Ann Moss, la de Matrix), él se pone a brechar a los vecinos con unos binoculares, en especial a una vecina nueva que se cambia de ropa con las ventanas abiertas y le gusta pasarse el día en la piscina de la casa en bikini, y Kale haciendo cerebro con ella…, también tiene que lidiar con tres carajitos que viven al lado que se pasan haciéndole maldades atento a que Kale no puede salir de la casa, y que se la pasan viendo porno en la televisión escondidos de la mamá.  Todo esto hasta que Kale se da cuenta que uno de sus vecinos podría ser un asesino en serie y tanto Kale como la vecinita y un chinito amigo de él (que ahora no recuerdo el nombre), se dedican a espiar al vecino para tratar de descubir si él es el asesimo…… hasta que el vecino se da cuenta y comienza lo bueno.

 La película al principio es lenta, y como con muchas muchachadas, pero el final tiene su suspenso, y yo me mortifico mucho cuando no sé lo que va a pasar  (razón por la cuál me leí el final de Friends un día antes que saliera el episodio final, y me leí el final del libro 7 de Harry Potter antes de empezar a leerlo), por lo que al final la película me mantuvo al filo del asiento. Si usted tiene entre 15 y 22 años se va a encontrar la película buenísima, si como yo, tiene 27 o más, pues la va a encontrar medio buena solamente.

Peter Pan en el Teatro Nacional

Con todo y que supuestamente Dean (el Huracán) iba a pasar por aquí, y que lloviznó un poco,  el pasado Sábado me fui con  Pily, los Popós (Jani e Hipo) y los CP (Gisselle y Sergito), para el Teatro Nacional, a la tan esperada puesta en escena de Peter Pan.

 Inició a tiempo y a sala llena, y lo primero que quiero comentarles, que fue lo que a mí más me gustó de la obra es la música…. O sea….. aplausos de pie y hasta con los codos para la orquesta que Amaury Sánchez reunió para esta obra…. Especialmente para el rubio (medio extranjeroso) que estaba tocando el contrabajo (o era el violoncello?), que estaba más bueno que 25, como diría mi amiga MayraHablando en serio, sonaron muy bien. 

En sentido general la escenografía y las actuaciones estuvieron muy buenas Giovanna Bonelly como Peter y Carlos Alfredo como el Capitán Garfio (que se partía tanto que en un momento pensé que iba a salir un pana con dos placas a recogerlo), pero que fueron muy buenas actuaciones, al igual que Zeny Leyva como Wendy y Ana Karina que hacía el papel de Tigruilla (y que dejó loco a Popó). 

Los efectos como el vuelo de Peter y los niños Darling así como campanita y la iluminación estuvieron a la altura.  Definitivamente salí conforme del Teatro Nacional, y con la satisfacción de saber que en nuestro país se pueden montar producciones de esa magnitud y tener uno la seguridad que el espectáculo valdrá lo que uno pagó por la boleta.   Aún así debo decir que me gustó más la Bella y la Bestia. 

Terminamos la noche en Mix con unos nachos buenísimos y par de tragos. 

Lo próximo que nos trae Amaury Sánchez :  Cabaret y Cats