Las Crónicas de Lola: Conociendo La Casa

agosto 3, 2015

canstock25422528

Después de empacar alguna que otra ropita, porque tenía la Esperanza de que en ese fin de semana el uso de ropa fuera poca, limitada y prácticamente inexistente, Lola se prepara para irse, por primera vez, de fin de semana fuera de la ciudad con su varón que le movía la alfombra y que le mandaba emails bonitosos a las 5am.

Pero como no todo es lindo, como el diablo no duerme nunca… ese día en el trabajo hubo menú mejicano.  Esto quizás no le diga mucho a mucha gente, pero nunca se debe comer aguacate, habichuelas, cebolla y crema agria ante de una cita romántica, eso es un NO grandísimo, eso es una bomba de tiempo.  Pero la vida es así y Lola se abrochó sus tacos.

Llegando al lugar de la escapada romántica se comienza a sentir ese cosquilleo en el estómago, esa sensación que te hace pensar que no hay mañana, que va a explotar y no de alegría.  No nos confundamos que no era amor… era un cólico.  Pero no uno cualquiera, una cosa tipo terremoto de 7.5, y con réplicas.

El asunto es que hay que fingir.  Con tan poco tiempo de salir, uno no puede demostrarle al pretendiente que uno va al baño, es más el pretendiente debe pensar que uno tiene el behind de lujo, para que no se le caigan los panties, y que cuando uno hace pipí las hadas la secan con un abanico.  Luego habrá tiempo para ese tipo de “coloquialidades”.  Pero ahora mismo, en ese instante, NO.

Oh Sorpresa! El novio se ofrece a preparar la cena: una lasagna mejicana, que no es más que los ingredientes de la lasagna pero con tortillas en lugar de pasta, y muuuuucho bacon, mucho, mucho, y mucho.  Y Lola con la sonrisa forzada y las piernas apretadas sólo pudo decir “qué rico!”, mientras pensaba “esa me la como yo aunque amanezca con suero en la UCE de San Pedro, porque a este hombre no le reboto yo una comida ni loca, mejor que me intuben”.

Mientras exploraba la casa, buscaba con desesperación un baño y el único que está en la planta baja está al lado de la cocina, así que de inmediato queda descartado, en caso de que se presente un espectáculo sonoro, porque no hay nada más imprudente que el cuerpo humano cuando uno quiere que se comporte con discreción.

Con la excusa de subir los bultos, al llegar a la planta alta, subiendo los escalones de dos en dos, con dos bultos y unos tacos guay mi mai, se tranca en uno de los baños. Y de repente todas las pesadillas que uno pudiera tener se hacen realidad, y no me refiero a que entró un asesino en serie con una máscara de Hockey, tampoco me refiero a que apareció una cucaracha voladora (que dicho sea de paso es la pesadilla más atroz)… Me refiero al “click” que hace la palanquita del baño, seguido por un silencio inusual … “ Mierda!! No hay agua!!!”.

Es en esos momentos de crisis que la mente se pone creativa: abre la llave del lavamanos y nada.  Le quita la tapa al tanque del inodoro y está sequecito, como última opción abre la ducha y comienza a salir un hilito de agua.  Bien! Pero y ahora? Lola no puede bajar a buscar una cubeta… su caballero andante se va a dar cuenta, y antes muerta.  Mira a todos los lados desesperadamente y le quita la funda al zafacón, lo mete en la bañera y comienza el leve llenado que duró como 10 minutos, pero bien que se sintió como una hora.  Pero al final el plan, la espera y la desesperación valió la pena, se resolvió el problema.

Yo creo que Lola en su vida nunca había sudado tanto, nunca! Ni cuando se fue sin desodorante al gimnasio y tuvo que llenarse los sobacos de Glade, había estado tan nerviosa.  Luego de agarrar un chin de aire, baja a la cocina con la cara risueña y livianita.

– Lola, tenías rato allá arriba, pasa algo?

– No… Conociendo la casa.  Muy bonita. Muy bonita.


En un Segundo

julio 18, 2015

Originalmente publicado en Explor - a - Dora:

 

No importa como lo llames: casualidades, causalidades, coincidencias, Diosidencias… el caso es que la vida cambia en un segundo. 

Sí, suena trascendental, tipo novelita Jazmín o película de Lifetime, pero cuando uno pasa de 25 años (como quien escribe… HAHAHAHAHAHAHHAHA, disculpen.. ejem) uno llega a apreciar toda la magia que encierra un solo segundo, y cómo su efecto puede ser duradero… sí sólo un segundo.

Para muestra un botón: cuando ves por primera vez tu bebé, esa sensación te acompañará por siempre;  cuando por juegos de la vida ves a alguien por primera vez, o el momento de “ese” timbrazo en tu teléfono… sí, definitivamente el ánimo te cambia, el espíritu se engrandece y una sonrisa fluye… y es que justo ese segundo… te cambia la vida

Es como cuando caes en la realidad de que Dios existe, justo en ese momento que el pecho se te llena de…

Ver original 125 palabras más


“Ello Hay Que Soltar”

noviembre 21, 2014

emotional_baggage_by_fairygodflea-300x212

Yo era una de las que solía pensar que los gringos eran unos locos (dentro de la clasificación gringos, incluir por favor a la mayoría de los extranjeros).  Solía preguntarme cómo era posible que la gente dejara su casa, su familia, sus trabajos y se decidieran a aventurar en un país extranjero, llegando con “una mano adelante y otra atrás”, a empezar de cero.

Pero yo soy dominicana, nací y me crie aquí.  Y aquí crían a uno “de su casa”, aquí a los padres los hijos les dicen que se van a vivir solos y les da un yeyo.  Y no muchachitos jóvenes, me refiero a gente vieja.

Hace años, cuando yo estaba más joven, si un muchacho de 18 o 19 años se le ocurría decirle eso a los papás, de inmediato se crean rumores de que el muchacho es homosexual, que se va a mudar por eso, para darle rienda suelta a su vida oculta lejos del escrutinio paterno.  Si es una muchacha, es porque es loca, es una vagabunda que va a dedicarse a vivir la vida salvaje, o en su defecto de una vez le inventan que eso es que ella anda con un viejo casado y que el hombre la “mudó”.

Esa era la tendencia hace algunos años, es bueno ver que hay ya cierta apertura y aceptación a que cada vez más jóvenes se decidan a mudarse, a abrazar su independencia sin necesariamente hacerlo porque han contraído matrimonio, porque ésa era la razón por la que los hijos dejaban la casa, porque se casaban.

A medida fui creciendo fui entendiendo que a los gringos no les daba un arranque de locura temporal, sino que esto era costumbre.  Ya a los 18 a los padres comienzan a “jederle” los hijos.  Ya les van diciendo que tienen que ponerse a trabajar, que tienen que ponerse a estudiar, que tienen que asumir su adultez y buscar su independencia.

Para eso son los 20’s para aventurarse, buscar su destino.  Si al final las cosas no resultan como esperado, pues retornar a casa y comenzar de nuevo.  O ni siquiera eso, irse a otro lugar.  Eso lo entendí ya después de mis 30’s, cuando uno ve la vida con un poco más de objetividad y se vuelve  más práctico.

Fue cuando comencé a notar que a nosotros los dominicanos nos cuesta eso.  Nos cuesta dejar la seguridad de los padres y lanzarnos solos.  Crecemos en casa de los padres.  Terminamos la escuela y seguimos (salvo algunos casos) en casa de los padres.  Cursamos la Universidad completica y seguimos en casa de los padres y cuando nos vamos es porque ya nos casamos y nos vamos a vivir con nuestra pareja.

No existe un modelo cultural o social que impulse al joven dominicano a aventurarse.  Los papás tampoco quieren soltar a sus muchachos a la calle.  Todavía el muchacho crece, se consigue un trabajo y vive sin poner siquiera 60 pesos en la casa para comprar un botellón de agua, es más, el papá hasta le paga el celular al tajalán.

En otros países, ya a los 18-19 años los muchachos tienen que ir buscando su “determinio” como diría mi amiga Patricia. Ya sea forzados porque deben mudarse a estudiar a otra ciudad o porque ya no quieren estar en casa de sus padres.  Existe un deseo de independencia que en muchas culturas latinoamericanas no existe.

 Y claro que ahora hay mucha gente que se va a estudiar fuera, a hacer maestrías, etc., algunos becados y otros no, sin embargo todos recibiendo el apoyo económico paterno.  Y no es que esté mal o que esté en contra de eso.  En caso de yo tener hijos haría hasta lo imposible por apoyarlos en todo lo que yo pueda, pero también espero poder inculcarle un espíritu libre y un sentimiento de independencia que le permita recibir mi apoyo pero que no coarte su libertad y no fomente una dependencia que no es saludable.

En definitiva creo que nos han criado en una zona de confort tan confortable (valga la “rebuznancia”), que nos da flojera salirnos de ahí.

“Ello hay que soltar”

moveout-superpowers-456


La foto del día. Noviembre 06, 2014

noviembre 6, 2014

Camino a la oficina, encontrarse con un amanecer tan bello, augura un día lleno de cosas hermosas.

Buen día!!

#onepicaday #unafotoaldia

IMG_7393.JPG


La foto del día. 29 Oct – 05 Nov 2015

noviembre 5, 2014

Otoño trae consigo los más bellos atardeceres/amaneceres. Por eso las fotos de esta pasada semana le hacen honor.

#unafotoaldia #onepicaday

IMG_7381.JPG

IMG_7378.JPG

IMG_7382.JPG

IMG_7380.JPG

IMG_7384.JPG

IMG_7379.JPG

IMG_7385.JPG

IMG_7383.JPG


La foto del Día. Octubre 28, 2014

octubre 29, 2014

Dinner and a Movie con mis compañeros de trabajo en la oficina. Parte del entrenamiento de Coaching. Tratando de ser mejores como equipó día tras día.

Remember the Titans

#onepicaday #unafotoaldia

IMG_7297.JPG


La foto del Día. Octubre 26, 2014

octubre 28, 2014

Destrozos en el Metro de SD. La foto no es mía pero es parte de lo vivido como sociedad ayer.

IMG_7275.JPG


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.383 seguidores